3 sencillos consejos para vender tu casa antes

3 sencillos consejos para vender tu casa antes

 

Muchos propietarios que han puesto su casa a la venta conmigo y que siguen viviendo en ella,

me preguntan: “¿Cómo debo comportarme durante las visitas? Parece una pregunta obvia y sencilla. Pero no lo es,

porque el comportamiento de los vendedores durante las visitas es fundamental para no hacer huir a los potenciales compradores y así,

PERDER LA VENTA.

Si tú también te encuentras en esta situación, es decir, sigues viviendo en la casa que quieres vender, sigue atentamente

este video hasta el final para entender que tienes que hacer para NO ser un obstáculo durante la visita y llegar

a la venta de tu casa en tiempos rápidos.

Hola soy Fran, y soy asesor de la inmobiliaria viviendas en Chiclana. Lo primero que debes tener en cuenta

en estos casos, es que has decidido de confiar en un agente inmobiliario profesional, por lo que lo mejor que puedes

hacer será ponerlo en condición de trabajar bien. Generalmente se considera que el propietario NUNCA debe intervenir durante

las visitas porque puede decir o hacer cosas de las que luego pueda arrepentirse.

Tu parte, como propietario de la vivienda, que no es de subestimarse en absoluto, es preparar bien la casa ANTES DE RECIBIR la VISITA.

Vender una casa es, de hecho, como vender cualquier otro producto, por lo que, hay que preguntarse, así como cuando

vas a realizar otra compra cualquiera, “¿Qué tienda me inspira más?” La tienda ordenada, limpia y luminosa será,

sin dudas, donde los productos se exhiban de la mejor forma.

Cómo se verá tu casa es, por lo tanto, crucial para no perder la venta, y la primera impresión es, como bien sabes,

la que más importa. Y aquí tienes los 3 errores que no tienes que cometer DURANTE LAS VISITAS

para no hacer huir a los interesados ​​en comprar tu casa: Error número uno: Tus amigos peludos pueden NO ser deseados.

Si tienes amigos peludos, trata de mantenerlos fuera de la casa durante la visita, así como todos sus accesorios.

Incluso si los consideras una parte importante de tu familia, es posible que el comprador sea alérgico a su pelaje o,

también como alguna vez ocurre, que tenga directamente miedo de ellos, por lo que no van a sentirse cómodos durante la visita.

Por eso te sugiero que los dejes fuera de casa para, además, evitar CUALQUIER DISCUSIÓN en el caso de que,

en tu presencia, los compradores hagan comentarios negativos sobre tu peludo amigo.

De hecho, podrías responderles en un tono no demasiado amistoso que podría afectar los resultados de la cita y, de consecuencia,

a la venta. Más bien, puedes aprovechar la visita para darte un agradable paseo al aire libre que seguramente complacerá a tu amigo de cuatro patas.

Error número dos: Si estás presente a las visitas, puedes pronunciar frases inoportunas o enredarse en temas un poco delicados.

Como te dije, durante las visitas es mejor dejar el campo libre a tu agente inmobiliario y, por lo tanto, sería mejor que tampoco

participaras a la visita. Piensa un momento. Incluso la venta de una casa, como todas las demás ventas, está dirigida por las emociones:

el comprador podría estar intimidado por tu presencia hasta el punto de que puedan

abstenerse de mirar algunos particulares de la casa y moverse libremente, hacer valoraciones o comentarios a voz alta,

o simplemente pararse a imaginársela como si YA fuera suya.

Y si luego le cuentas algunos recuerdos tuyos relacionados con la casa, claramente su imaginación vendrá completamente destrozada.

De igual manera, cometerás un gran error si te dedicarás a enumerar todas las renovaciones

y mejoras que has realizado a lo largo de los años y así alabar tu hogar tanto como sea posible.

Partiendo del hecho que, desde el punto de vista de los visitantes, tu como propietario

de la casa eres la persona menos indicada para brindarles una visión objetiva de la propiedad, por lo que tus observaciones

podrían incluso disminuir la probabilidad de venta. La misma información comunicada,

sin embargo, por tu agente inmobiliario (en quien confían, por esto lo han contratado),

adquiere más valor y puede, marcar, la diferencia. Luego, hay algunos temas calientes

que pueden mandar todo por el aire si se tratan durante la visita. ¿El más caliente? ¡Definitivamente el precio!

El consejo que puedo darte si estás presente frente a la pregunta, si el precio es negociable,

es de dejar hablar al agente inmobiliario, quien seguramente sabrá responder

respetando tus acuerdos y evitando crear un clima “tenso”.

Error número tres:

No contradigas a tu agente inmobiliario. Si quieres hacer huir al comprador en 2 minutos,

contradice o estorbe a tu agente inmobiliario. El concepto es una vez más el del principio:

los clientes han confiado en un agente inmobiliario profesional que vende casas

todos los días y que, todos los días, gestiona visitas, visitantes y ventas.

Entonces, el mayor error que puedes cometer es “robarle protagonismo”

o contradecirlo frente a los compradores. Estos últimos pueden de hecho pensar que

no tienes las ideas claras o incluso pueden aprovechar la situación de tal manera

que la vuelvan a su favor, intentando bajar el precio o ponerte en dificultades.

Solo una vez finalizada la visita, puedes explicarle a tu agente en confianza,

los asuntos con los que no estás de acuerdo para que pueda tomar nota de ellos.

Estos son solo algunos consejos simples que van en la dirección de obtener la máxima ventaja posible para llegar

a una conclusión feliz, es decir, cerrar el trato en el menor tiempo posible y al mejor precio del mercado.

  • En resumen:

¡CONFÍA EN tu AGENTE INMOBILIARIO PROFESIONAL!

Y confía en nuestro canal, dándole clic a la campanita para recibir una notificación

cuando subamos un nuevo video. Además, aquí abajo puedes preguntarme lo que

quieras sobre el tema que hemos tratado, y dime también si te parece lógico que

el dueño de la vivienda deje espacio a su agente para que pueda hacer su trabajo

sin condicionamientos. Y dale a me gusta si te ha parecido útil este video:

 

Hasta pronto desde Chiclana de la Frontera.