Sobre los Llamados “Comerciales”. Hablemos de Colores, Gustos y Sabores.

Todos los días tenemos relaciones con gente que comúnmente llamamos “comerciales”. Los “comerciales” son personas con las cuales nos relacionamos para una gran variedad de razones.

Cuando negociamos un producto a la venta para su adquisición o simplemente cuando pedimos información para contratar una prestación o servicio. Situaciones muy diversas que tienen un denominador común: estas personas nos ofrecen la adquisición de un producto o servicio.

Podemos comprar el pan por la mañana, adquirir un coche, contratar un seguro. En todos momentos estamos relacionándonos con gente que tiene el importante cometido de convencernos en adquirir o elegir algo. Este “algo” que están vendiendo para ellos mismos o para sus empresas.

Y aquí, algunas veces, nos hacemos una pregunta similar a esta: ¿cómo es posible que este pedazo de ignorante este trabajando de cara al público?. Efectivamente podemos enfrentarnos en muchas de estas ocasiones con comerciales que nos hacen perder el control por la escasa capacidad con la cual realizan sus tareas de cara al público.

Vendedores de seguro maleducados e irrespetuosos, empleados de banca incapaz de empatizar, camareros insensibles o simplemente inadecuados. Una multitud de situaciones que cada día tenemos que asistir y soportar.

Sobre todo, nos enfada el saber a ciencia cierta que un comercial con capacidades sería capaz de vender el triple de otro que estas facultades no las tiene o no las aprovecha. Y esto que ser agradable no cuesta nada.

Ser Un Buen Comercial ¿Se Nace o se Hace?

Para aquellos que se pregunten si ser un buen comercial depende de ser extrovertido o tener una personalidad determinada, decirles que un buen comercial se hace. Puedes ser tímido y ser un buen comercial, (he visto muchos de esta clase), puedes incluso no tener una buena formación y ser un buen comercial, (los mejores comerciales que conozco no tiene estudios universitarios), y puedes no dedicarte a la venta y ser un buen comercial.

No hace falta ser Einstein para vender algo a alguien.

Se puede contar con buenas cualidades para ser comercial, pero esas cualidades por si solas no te ayudarán a ser un buen comercial, por ejemplo un buen agente inmobiliario, sin una formación adecuada en ventas y marketing.

La venta es una ciencia y un arte. La ciencia está en dominar las técnicas de venta que todo comercial debe aprender y comprender. Y no vaya a usted a pensar que por técnicas de venta me refiero a métodos para convencerle a usted a que compre algo que al principio no le gustaba y ahora, con técnicas de venta, el comercial consigue que le guste. Esa clase de técnica no existe. 

Las técnicas de venta son más el aprender a escuchar, (bastante difícil), saber leer el lenguaje corporal de los clientes, enfocar el servicio hacia ayudar a comprar y no simplemente vender, saber utilizar el tono adecuado, saber la diferencia entre características y beneficios de un producto, entre valor y precio y muchas cosas más.

El arte está en saber utilizar las técnicas de ventas con un estilo propio y creativo que diferencia al buen comercial del comercial estrella. El arte está en adaptar las diferentes técnicas de venta a la personalidad del comprador como un anillo al dedo. Esto, poco lo consiguen. De ahí el arte.

Para ser Comercial debe Gustarte. 

Personalmente creo que cualquiera puede aprender este arte pero siempre que tenga predisposición en hacerlo. Quiero decir que el comercial verdadero tiene que tener por lo menos una gran capacidad de paciencia, constancia y sensibilidad para empatizar con el prójimo. Todas facultades que algunos tienen por su propia naturaleza, y que podemos aprender si estamos dispuestos a interiorizarlas y hacerlas nuestras.

Ser un buen comercial no es difícil si tienes las claves

Personalmente tengo una teoría que quisiera compartir con vosotros. Estoy convencido que un buen comercial es capaz de vender un coche, un colchón, un llavero o cualquier otro producto que podemos imaginar. Esto es así, porque en sus actuaciones profesionales, se concentra en el cliente comprador y no en el producto que intenta vender. Conocer las características y prestaciones del producto que vendes en secundario. Lo que importa es el sujeto comprador y como este producto le puede beneficiar.

Si eres capaz de conocer los miedos y temores del cliente y sus necesidades, y sobre todo hacerlo con mucha educación y respecto (y esto solo lo puedes conseguir escuchándolo con atención), entonces serás capaz de venderle cualquier producto. Tienes que conseguir la confianza de quien te comprará. De otra forma tiene muy pocas posibilidades de alcanzar tu objetivo profesional. Pero cuidado, tienes que ser honesto y “legal”, porque si no tendrás muy corto recorrido en tu actividad laboral.

El Comercial Profesional Ayuda a Comprar; No Vende

Mi trabajo es exquisitamente comercial, soy asesor inmobiliario y lo digo con mucho orgullo y satisfacción. Me relaciono con gentes diversas todo el día: cuando capto una vivienda para la venta, cuando enseño un chalet a un potencial comprador o un piso de alquiler a una joven pareja entusiasta y nerviosa. Y en todas estas circunstancias intento disfrutar al máximo.

Quiero decir que siempre intento divertirme todo lo que pueda en estas visitas, y cuando vendo un inmueble me siento bien, no solo por los honorarios que percibiré, sino porque he ayudado a alguien a comprar la casa que buscaba.

Mi objetivo es disfrutar de todo lo que hago intentando contagiar este entusiasmo para que este encuentro profesional se traduzca como mínimo en una amistad o por lo menos en un rato agradable. Esta es mi filosofía. Ser cordial y divertirme.

Comerciales hay de todos los sabores, gustos y colores, pero sólo aquellos que han aprendido las técnicas de venta, enfocan su trabajo en ayudar a comprar en vez de simplemente vender. Estos son los que disfrutan de su trabajo; son los comerciales que siempre llegaran lejos en su profesión. El resto son meros intermediarios, vende humos, busca vidas, y medios piratas.

Gracias a Dios de estos últimos cada vez hay menos, porque hoy el cliente sabe distinguir a un buen comercial y exige un buen servicio.

Cuando tengas intención de comprar algo, sobre todo un inmueble, exige calidad en el servicio, conocimiento del producto que se vende  y nunca te conformes con un trato aceptable. Como comprador te mereces asesoramiento, paciencia, que se te escuche y que se te venda el producto que justamente necesitas.

Si quieres obtener mayores informaciones sobre esta temática, puedes:

  • llamar al 670688719 
  • o contactar en este email : fran@viviendasenchiclana.com
  • o a través de este Formulario de Contacto.
Déjanos tu comentario.

Por favor Deja un comentario sobre este artículo en el box aquí abajo. ¿crees que comerciales se hace o se nace? Tu opinión nos interesa.

Te aconsejamos especialmente la lectura de este otro artículo: Comprar chalet en Chiclana, la historia se repite.

ViviendasEnChiclana Tu Inmobiliaria de Chiclana 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *