Amortizar hipoteca, una forma inteligente de emplear tus ahorros

Una contrato de hipoteca es un acuerdo para la devolución de un préstamo obtenido para la compra de una vivienda u otro inmueble. Este plazo de devolución puede ser en un tiempo relativamente largo. En algunos casos hasta 50 años (¡toda una vida!).

Que se trates de Hipotecas Fijas o Variables, en todo este largo plazo de tiempo es posible que ocurran cambios en nuestra capacidad económica. Cambios que pueden justificar la voluntad de adoptar unos cambios con respecto a nuestras decisiones iniciales.

Me refiero a que, si al principio no teníamos dinero ni para pagar los gastos de la hipoteca, puede que ahora tengamos incluso unos ahorros que no sepamos como emplear. Estos ahorros podrían utilizarse de muchas formas para, por ejemplo, amortizar nuestro préstamo. En la previsión de que las cosas pueden volver a ponerse difícil, ahora que disponemos de ahorros podemos anticiparnos con algunas acciones concretas. Vamos a definir todas estas formas para que emplees tus ajorros de manera inteligente.

Entre ellas por ejemplo podemos por ejemplo:

Reducir la cuota.

Podemos aportar una cantidad cualquiera para amortizar el préstamo y reducir la cuota mensual que pagamos por nuestra hipoteca. Esto nos permite de poder, por ejemplo, vivir una vida meno sacrificada o incluso nos deja la posibilidad de quitarnos algunos antojitos.

La reducción de la cuota es la solución ideal si estas pasando algunos apuros

Reducir el tiempo de devolución.

Si somos incorregibles ahorradores, podemos optar a acortar el plazo de devolución del préstamo. Creo se trate de la vía más apropiada debido a que la cuota ya está reducida con los bajos intereses actuales. Por lo tanto no sería mala idea preocuparse por el futuro. Ahora que la hipoteca nos permite unas cuotas bastante cómoda, es más posible ahorrar algo de dinero para emplearlo de esta forma.

Solución mixta.

Si lo deseas puede decantarte por adoptar las dos opciones a la vez, o sea reducir plazo y cuotas. Se trata de la mejor opción si dispones de unos ahorros y lo único que tienes claro es que la amortización del préstamo es tu objetivo. 

La diferenciación de las inversiones siempre ha sido la mejor estrategia para cualquier tipo de inversión

Rentabilidades externas.

Debido a los intereses tan bajos que estamos pagando, también podemos mirar otras opciones. Me refiero a que ahora te puede interesar seguir pagando estos bajos intereses y utilizar los ahorros que has podido acumular para emplearlos en otro tipo de inversiones.

Se trata de la solución meno conservadora y más atrevida, pero a lo mejor la más acertada. Es una opción no apta para quien lo que busca es tranquilidad y ningún sobresalto, pero que puede proporcionarte interesantes beneficios.

La opción más conservadora en el caso de la amortización sería acortar el plazo de devolución del préstamo. La menos, reducir la cuota mensual aprovechándose además de los intereses bajos actuales. Con esto nos quedaría una cuota bastante cómoda.

Antes de decidir entre todas estas opciones, deberás revisar tu contrato con el banco. Allí habrás pactado, cuando firmaste la hipoteca en notaría, una serie de condiciones en caso de cancelación. Entre ellas, existe probablemente una comisión para la cancelación del préstamo. Normalmente se establece en un 1% del capital inicial, aunque si la cancelación es parcial suele ser exento de esta personalización. Tienes que averiguar en la escritura del préstamo si existe un límite a esta exención y cual es.

Ten en cuenta además todo lo que está cambiando en relación a los gastos de constitución de hipotecas. Esto te podrían generare algunos ingresos extra que siempre vendrían bien. Y con esto nos referimos a que el Tribunal Constitucional Europeo ha sentenciado que los gastos de constitución de hipoteca no pueden seguir cobrándose a los sujetos hipotecados. Se define una practica ilegal porque los verdaderos interesados en la realización de esta documentación no son los titulares de las hipotecas si no los propios bancos. Además, los gastos ya cobrados deberán de devolverse a quién lo ha pagado injustamente. Lee este artículo del blog si quieres más informaciones: Los gastos de constitución de Hipoteca: ¿Quien paga?

También tienes que considerar que, al cancelar parcialmente tu préstamo, obtendrás interesantes bonificaciones en tu declaración de la Renta. Efectivamente, en la declaración del IRPF anual, sobre el capital amortizado para el pago de tu hipoteca obtendrías importantes beneficios en concepto de reducción de los impuestos.

Si quieres obtener mayores informaciones sobre esta temática, puedes contactarnos con una de estas tres formas:

  • llamando al teléfono 670688719 
  • o contactando en este email : fran@viviendasenchiclana.com
  • o a través de nuestro Formulario de Contacto.

Deja un Comentario:

Por favor Deja un Comentario sobre este artículo. ¿Qué opción de amortización del préstamo crees sea la más interesante y por qué? Tu opinión nos interesa.

En especial, te aconsejamos la lectura de este artículo  La problemática de vivir cerca de las antenas. 

 

ViviendasEnChiclana Tu Inmobiliaria de Chiclana 

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *